El caballo criollo es la raza característica de América del Sur, propicia para trabajar en el campo y disfrutar en los momentos de ocio. En Samborondón estos ejemplares fieles aliados del agricultor y del ganadero, también lucen sus destrezas en las carreras que se organizan frecuentemente.

Los recintos y la cabecera cantonal son los escenarios donde se realizan las carreras de caballos criollos. Los jinetes van montados a sepo (sin montura) en los caballos y se mide la velocidad. En estas jornadas llenas de adrenalina, la suerte juega un papel importante entre los espectadores que –por costumbre- apuestan a su equipo favorito.