La bandera

La Bandera de Samborondón fue diseñada por el historiador Monseñor Luis Arias Altamirano en 1.963. Tiene dos franjas horizontales iguales. La superior de color amarillo claro, que representa las glorias del cantón. La inferior, de color  verde esmeralda, significa la exuberante agricultura de sus amplios campos.

Una estrella blanca en el centro simboliza a la parroquia rural Tarifa que, cuando se creó la bandera, era la única parroquia de Samborondón.

El escudo

El Escudo se oficializó mediante la Ordenanza Expedida por el Ilustre Concejo Cantonal de Samborondón el 20 de octubre de 1977. Dicha Ordenanza fue debidamente sancionada y legalmente promulgada el 24 y 27 de octubre del mismo año, respectivamente.

Este noble emblema fue creado bajo la inspiración del connotado artista samborondeño el señor Carlos Demetrio López Jiménez en 1.955.

El óvalo del Escudo está formado por dos ramas de laurel que significan las glorias y victorias alcanzadas por nuestros héroes samborondeños. En la parte central luce un límpido cielo azul que cubre este terruño, representado por el cerro de Samborondón que se yergue como vigía de la grandeza del cantón. De la boca del Cuerno de la Abundancia fluyen las espigas de arroz que representan la extraordinaria economía de Samborondón. El Río, cuyas aguas contribuyen a la fertilización del suelo. Un ejemplar de ganado vacuno simboliza la riqueza ganadera de la jurisdicción y las tres piezas de barro: olla, cántaro y plato representan la original y auténtica alfarería, actividad tradicional de su gente.

En la parte superior un arco con los colores amarillo, azul y rojo de la Bandera Nacional, en cuyo centro el Sol de Octubre, el mismo que lleva inscrita la fecha clásica de la cantonización, 31 de octubre de 1.955.

En la parte inferior del óvalo una cinta celeste que se entrecruzan en el centro del mismo.

Himno a Samborondón

Autor: Padre Reverendo Vicente Pacheco Carpio

Coro

Salve, !Oh Pueblo
peclaro!, tus glorias
pregonamos con firme efusión,
este canto triunfal rememora
tus proezas ¡oh Samborondón!

I

Este nombre sonoro que ostentas
por herencia es de fiel tradición,
que adoptaste de aquel de quien cuentan
lo apodaban el “SAMBO-RENDÓN”.

III

Más, tu historia dos fechas
enlazan: 10 de octubre, 31 en blasón,
que recuerdan tu Acción Libertaria
y el laurel de sentirse cantón.

IV

No estás solo: la fe que blasonas
te afianza los dones de Dios
y Santa Ana tu augusta Patrona
te reporta eficaz bendición.

V

La riqueza feraz de tu suelo
brinda al Guayas valioso caudal,
con que aportas, ferviente en tu anhelo,
de ser siempre a la Patria leal.

VI

Noble empeño en tu pecho palpita:
la cultura y progreso integral;
que jamás tu entusiasmo desista,
hasta ver coronado el ideal.

VII

¡Eres grande! un jirón de tu tierra,
por secretos designios de Dios,
se ha trocado entre Costa y Sierra
en un lazo perenne de unión
los tesoros de tu aspiración…

VIII

Allí tienes un amplio horizonte
de prestancia, grandeza y honor;
es la clave dorada que esconde
los tesoros de tu aspiración…

IX

¡Pueblo unido, patriota y valiente!
que a Bolívar y Sucre albergó;
siempre llevas erguida la frente
y tu historia te irradia esplendor.

X

Alentado por estas premisas,
tu reclamo a la Patria hazlo oír,
que te asiste, con plena justicia,
el derecho a mejor porvenir.