Un clima cálido y fresco que resulta acogedor tanto para habitantes como para visitantes, la mezcla entre lo tradional y moderno, entre la naturaleza y la pujanza de su gente hacen de Samborondón, uno de los cantones más prósperos de la provincia del Guayas.

Entre los ríos Daule y Babahoyo se avista Samborondón, este cantón destaca por la belleza e historia de sus parroquias. Aquí, las tradiciones del litoral y el confort del mundo actual se conjugan de manera tal, que recorrerlo hace de su visita una de las mejores experiencias.

La Puntilla de la bienvenida a quienes arriban a Samborondón. Elegantes edificaciones, emplazadas en las riberas de los ríos, son utilizadas en las riberas de los ríos, son utilizadas como viviendas, restaurantes, centros comerciales, teatros, entre otras construcciones de vanguardia las cuales llegan hasta el kilómetro 10.5 de la avenida Samborondón.

El recorrido hasta el centro del cantón continúa en Tarifa, lugar donde las garzas blancas que sobrevuelan los cultivos de arroz adornan el paisaje rural. Las actividades principales de los ciudadanos oriundos de esta parroquia son la agricultura, la pesca y la ganadería.

En la Ciudad Samborondón concluye el trayecto. Aquí, actividades tradicionales como el rodeo montubio, peleas de gallos, festival gastronómico, alfarería y carpintería son, sin duda, uno de los principals atractivos para los forasteros y para quienes hicieron de este su hogar.

Ubicación: Provincia del Guayas
Temperatura media anual: 25°C
Altura promedio: 4 msnm
Superficie: 344,79 Km2
Población: 90.000 Habitantes
Fecha de Fundación: 24 de Mayo de 1.776
Fecha de Independencia: 10 de Octubre de 1.820
Fecha de Cantonización: 31 de Octubre de 1.955

Samborondón es un cantón de emprendedores. Con 239 años de antigüedad, hoy por hoy es una de las zonas más apetecidas para la residencia, no solo por los guayasenses, sino por cientos de ecuatorianos que decidieron forjar aquí su destino.

El puente de la Unidad Nacional es la conexión del cantón con Guayaquil, y es el camino del continuo desarrollo y progreso de los samborondeños.

Con la construcción del puente en los años setenta y la migración de los porteños que buscaban un sitio tranquilo sin tener que alejarse demasiado de la ciudad, inica el apogeo en el cantón. Así se dio el asentamiento de ciudadelas privadas, centros comerciales, sucursales bancarias, instituciones educativas, entre otros servicios que en la actualidad ofrecen variedad y calidad a sus residentes y visitantes.

Un lugar lleno de expresión, tradición, calidez, colorido y contrastes… un lugar donde la amabilidad de su gente siempre se entregará para quienes lo visitan, así es Samborondón.